fbpx

Coronavirus: el duro golpe a los centros de realidad virtual

Los arcades o centros de realidad virtual, normalmente, no son grandes empresas. La inmensa mayoría fueron creadas por pequeños microempresarios y trabajadores autónomos entusiastas de los videojuegos y las nuevas tecnologías para mantener a sus familias.

Ahora mismo, estamos pasando por un momento que podemos definir como el más difícil desde que se creo la industria en 2016. Esto  debido a la cancelación de eventos, cumpleaños que se traducen como devoluciones de dinero, bajada de afluencia en un 95% a nivel mundial, pero, especialmente en Europa y toda Asia.

Si, la industria de los videojuegos es bastante joven, y las salas de entretenimiento basadas en realidad virtual aún más. Pero, sin duda esta situación apaña a todas los sectores del entretenimiento y el ocio.

Podemos ver grandes eventos como la NBA y la MLB que suspendieron o reprogramaron sus temporadas en Estados Unidos. Los programas de televisión también han pausado su producción o dejaron de transmitir con publico en vivo.

Las centros de Realidad Virtual contra el coronavirus

Poco antes de comenzar el mes de marzo, nos hicieron llegar a todos los centros certificados del mundo un comunicado oficial de la Academia Internacional de Realidades Extendidas. Este comunicado dejaba claro las normas de higiene y seguridad que cada centro debía cumplir para evitar la propagación del virus.

  • Colocar una estación de desinfección de manos a la que denominaron “sanitaizer” que contaba con un dispensador de gel antibacterial y toallas para que los usuarios limpiaran sus manos antes de entrar a su cabina/sesión. En caso mayor que el país o región donde por temas de escasez, no se contara con gel antibacterial, el personal debía  solicitar a sus clientes el lavado de manos con agua y jabón durante 20 segundos.
  • Los equipos de realidad virtual debían ser desinfectados después de cada sesión.
  • Hacer un llamado a los clientes, para que: “en caso de tener o sospechar que posee alguna enfermedad respiratoria no asistir al centro”.
  • Reprogramar sin costes adicionales las reservas que se cancelaran por temas de salud.

Estas acciones fueron reforzadas poco después con la cancelación de eventos que llevaran a tener usuarios desconectados de acuerdo al numero de estaciones existentes en el centro. Es decir, se suspendían cumpleaños, talleres, charlas, cursos y todo tipo de eventos.

Muchos centros optaron también, por adquirir maquinas ultravioletas para reforzar la desinfección de sus sistemas de gafas e incluso tomar la temperatura de sus clientes antes de entrar.

Con todas estas medidas, en teoría, los centros de ocio basados en realidad virtual eran incluso más seguros que otras alternativas de entretenimiento como parques de bolas, ludotecas y camas elásticas donde la desinfección no se puede hacer de manera tan personalizada debido a sus amplias zonas de juego.

Aún así la falta de afluencia, el miedo o la responsabilidad social de los dueños de centros arcade nos ha llevado a realizar cierres totales hasta nuevo aviso.

Pero:

“Muchos centros de realidad virtual ya se encontraban en estado critico antes de COVID19”.

Explicamos por qué:

Cada estación solo puede transportar al mundo virtual a un usuario a la vez, por eso, los centros se ven obligados a cobrar precios relativamente altos (en comparación con lo que te cuesta otro tipo de entretenimiento). A esto, hay que sumarle los costes fijos que representa para un centro estar abiertos de una manera realmente eficiente.

También es importante tomar en cuenta las licencias comerciales que deben pagar los centros por el uso de los juegos que tantos nos gustan llegando a ascender incluso hasta 100$ por juego al mes.

Pero, sin duda, lo que más afecto a los centros de realidad virtual este 2020 fue la llegada de dispositivos muchos más económicos y prácticos para tener en casa como las Oculus Quest  que su precio no supera los 400$ en relación a los 30$ (en promedio) que cuesta una sesión de realidad virtual al rededor del mundo.

¿Qué pasa con los pequeñas industrias satélites que orbital al rededor de los centros de realidad virtual?

Uno de los primeros afectados con el cierre de los centros de realidad virtual son las empresas relacionadas con los VR Esports. Precisamente, hace un par de meses se había reactivado la Virtual Athletic League.

Esta liga intentaba acercar al mundo de la realidad virtual a los usuarios interesados en los deportes electrónicos, fomentando el uso de las salas de arcades al rededor del mundo, que había llegado a acuerdos con  patrocinadores como Oculus para entregar premios de hasta 10.000 $ en su ultimo torneo de Pistol Whip.

“El impacto del coronavirus aún se desconocen, pero, hemos intercambiado mensajes privados de ida y vuelta con propietarios de centros arcades en las últimas semanas y sin duda han sido un par de semanas estresante para todos nosotros”. Ryan Burningham, CEO Virtual Athletic League.

 

 

Otros que se ven claramente afectados son los equipos de VR Esports que dependen de los centros de realidad virtual como VR Loyal Dogs, el equipo español que entrena en Canary Virtual Place.

Los atletas que no solo tendrán que suspender los entrenamientos y juegos debido a los desplazamientos entre sus localidades y el centro que se encuentra en pleno corazón de Santa Cruz de Tenerife, si no que tendrán que cancelar y/o reprogramar eventos sociales como “Las chicas también juegan” e incumplir convenios con patrocinadores y colaboradores.

 

Los centros de realidad virtual son un negocio maravilloso e interesante cuando se gestionan de la manera correcta.

Desde Canary Virtual Place no escapamos de esta realidad “real”. Hemos vivido tantas sonrisas, gritos y momentos felices entre familias.  Escuchar a los más peques decir que ha sido la mejor experiencias de sus vidas o ver llorar  a personas mayores al visitar sus ciudades natales gracias al Google Earth VR.

Así que llegado el momento, estaremos contentos de haber logrado conectar con los más de 50.000 personas que hemos atendido en los últimos tres años.

Con esto no queremos decir que la industria ha muerto, por el contrario, entendemos que aún hay mucho camino por recorrer y perfeccionar en nuestro modelo de negocio que aún es joven.

Y por ultimo hacemos un llamado a todos los centros de realidad virtual a seguir soñando JUNTOS, a seguir trabajando JUNTOS.